Hemos hecho una selección de las preguntas más frecuentes, y esperamos solucionar así tus principales dudas. ¡Te deseamos mucho placer en la lectura!

  1. ¿Con qué frecuencia tengo que regar mi planta y cuál es el mejor lugar para ponerla?
  2. Las hojas de mi planta están lacias pero la tierra está húmeda, ¿cómo es posible?
  3. A mi Bonsái se le caen las hojas. ¿Cómo puedo evitarlo?
  4. ¿Las plantas son perjudiciales para la salud de las personas o los animales?
  5. ¿Cómo de grande será la planta que he comprado?
  6. ¿Cómo puedo conseguir que mis plantas no se pongan enfermas?
  7. ¿Qué puedo hacer contra los pulgones?
  8. ¿Qué puedo hacer contra la araña roja?
  9. ¿Qué puedo hacer contra las cochinillas lecaninas, diaspinas y algodonosas?


1. ¿Con qué frecuencia tengo que regar mi planta y cuál es el mejor lugar para ponerla?

Eso depende del tipo de planta. Mira bajo el encabezamiento 'plantas' y haz clic en la planta de Take-a-way® que hayas comprado o recibido como regalo. Bajo el encabezamiento 'cuidados' encontrarás toda la información necesaria para hacer que tu bambú, nephrolepis o spiralis tengan una vida agradable.

(volver arriba)


2. Las hojas de mi planta están lacias pero la tierra está húmeda, ¿cómo es posible?

Puede ocurrir que las hojas de tu planta se pongan lacias o se vuelvan amarillas mientras que el cepellón está lo suficientemente húmedo. Entonces es muy probable que estés cuidando tu planta demasiado bien, o que la riegues con demasiada irregularidad. Además de agua, las raíces también necesitan oxígeno. Al regar en exceso, no hay suficiente aire en la tierra para proveer de oxígeno a las raíces y éstas no pueden absorber el agua. Como consecuencia las hojas se ponen lacias o se vuelven amarillas. También es posible que las raíces ya estén pudriéndose. Controla si hay agua en el fondo de la maceta ornamental, tírala en caso afirmativo y deja de regar la planta durante un tiempo, hasta que la tierra en la superficie se haya secado un poco. Tal vez tu planta sobreviva, pero la mayoría de las veces el impacto ha sido tan fuerte que ya no se recupera. Entonces ha llegado el momento de comprar una planta nueva.

(volver arriba)


3. A mi Bonsái se le caen las hojas. ¿Cómo puedo evitarlo?

Mira en las páginas del Bonsái, donde encontrarás información específica sobre los cuidados de una planta o árbol de Bonsái. El Bonsái es muy sensible: hay que darle un tratamiento especial.

(volver arriba)


4. ¿Las plantas son perjudiciales para la salud de las personas o los animales?

Al contrario, las plantas son muy saludables para las personas y los animales. Mira bajo el encabezamiento 'Salud' para conocer hechos saludables sobre las plantas. Ya sabes que las plantas no se pueden comer. Procura que los bebés o niños de corta edad no coman de las hojas, ya que algunas plantas son venenosas. A tu gato le gustará comer del Cyperus o Paragüitas. Lo encontrarás bajo el encabezamiento 'plantas' o haciendo clic en este enlace

(volver arriba)


5. ¿Cómo de grande será la planta que he comprado?

Esto depende mucho del tipo de planta y de su tamaño real en la naturaleza salvaje. La mayoría de las plantas de Take-a-way® no será mucho más grande que cuando las viste por primera vez. Cuida bien tus plantas de interior. Usa agua de lluvia y añade de vez en cuando un poco de abono. Procura que reciban suficiente luz, y con el paso del tiempo tal vez puedas trasladarlas a una maceta más grande. Así se convertirán en unas plantas hermosas y grandes. Y si crecen demasiado, siempre las puedes podar. Realiza la poda preferiblemente a principios de la primavera, ya que entonces tendrán suficiente luz para pasar la época de poda con menos hojas.

(volver arriba)


6. ¿Cómo puedo conseguir que mis plantas no se pongan enfermas?

Cuando una planta se estresa (por un ambiente demasiado seco, húmedo, soleado u oscuro), al igual que las personas será más propensa a las enfermedades y a los insectos. Así que resulta muy importante cuidar tus plantas tal y como se indica para cada planta en los "cuidados". Si una planta pasa sed, aumenta el riesgo de que la ataquen la araña roja (unas arañitas pequeñas) y los pulgones. Un exceso repentino o prolongado de agua puede provocar el pudrimiento de las raíces, por lo que la planta ya no será capaz de absorber agua. Y a veces una planta simplemente ha dejado de florecer o crecer y se muere… ¡Entonces no queda otro remedio que comprar una planta nueva!

(volver arriba)


7. ¿Qué puedo hacer contra los pulgones?

Los pulgones son unos insectos pequeños, la mayoría de las veces verdes o casi negros, que con su particular boca se regalan con la savia. En consecuencia puede que aparezcan deformaciones o que la planta simplemente se niegue a crecer y florecer más. En los centros de jardinería y floristerías se suelen vender unos insecticidas especiales, a menudo con una base biológica. Lo que también parece ser un buen remedio es rociar la planta con una dosis baja de alcohol metílico y jabón blando. Hazlo por la noche para que el sol no queme las hojas. Otro consejo: mete un diente de ajo en la tierra, un truco que tampoco será del agrado de los pulgones.

(volver arriba)


8. ¿Qué puedo hacer contra la araña roja?

Las arañas rojas son unas arañitas pequeñas que infestan ante todo la parte inferior de las hojas. Si la colonización es grave también anidarán en los puntos de crecimiento. Las arañitas casi no se aprecian a simple vista. Los primeros signos son unas telarañas diminutas que captan las gotas de agua de tu pulverizador. En realidad la araña roja es muy difícil de combatir. ¡Lo cierto es que detestan el agua fría! Así que rocía tu planta con agua fría dos veces al día, procurando alcanzar bien la parte inferior de las hojas. De este modo tal vez consigas salvar tu planta.

(volver arriba)


9. ¿Qué puedo hacer contra las cochinillas lecaninas, diaspinas y algodonosas?

Las cochinillas lecaninas, diaspinas y algodonosas son unos insectos casi incombatibles. Encárgate de que tus plantas estén en plena forma para reducir el riesgo de un ataque. Las cochinillas lecaninas y diaspinas se reconocen por unos pequeños escudos en la parte inferior de la hoja, a menudo contra los nervios de las hojitas. Debajo de estos escudos hay parásitos que se regalan con la savia. La cochinilla algodonosa se puede encontrar en los mismos lugares y tiene el aspecto de unas pelusas blancas. Los parásitos se esconden bajo estas pelusas, por lo que resultan difíciles de combatir con insecticidas. Lo mejor es acudir a un centro de jardinería o floristería y exponer el problema.

(volver arriba)
 
ES
NL
DE
FR
GB
IT
Facebook